jueves, octubre 09, 2008

llevo años creciendo hacia arriba. me podaron más de la cuenta. tengo un nudo desatado. ni una sola rodilla. cinco raíces desprendidas de la tierra. por las noches le lloro al río que me alimenta. estoy hecha de peces que vuelan. creo en los círculos y en mis propias venas.




hoy llegará mañana.



mientras tanto, respiro entre la niebla.






7 comentarios:

Tatiana Mazú dijo...

Hola, hola!
No sabés quién soy, así que te cuento:
el año pasado trabajé en Pulqui con 'teleoalrevés' y hace poco vi fotos suyas en las que aparecías.
Yo estudio cine y este mes voy a estar dirigiendo un corto para la facultad, de dos minutos de duración, donde la protagonista es una mujer. Y la verdad es que me parece que irías genial.
Pero, claro, soy estudiante y el trabajo es ad honorem...
De todos modos, si te interesa o si te divierte me estarías haciendo un favor. Es sólo una noche de rodaje, unas 6, 7 horas y no hay diálogos que aprenderse.

Saludos y gracias por el espacio!
Tati.

Tatiana Mazú dijo...

olvidé decir que mi mail es enlahamaca@gmail.com y que si sabés de alguna mujer de ojos grandes interesada, sería genial que me avisaras.

meridiana dijo...

las raíces elevadas hacia el cielo, hacia lo abierto, un corazón rilkeano y musical en este poema.


abrazo

Lilián

Pol dijo...

Respiras.
Lo cual no es poco.

Pronto!

y si eso dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Dragon de Azucar dijo...

Interesante interpretación de la vida; siempre hay alguien que nos poda y asesina nuestros sueños.

Saludos

veocucarachas dijo...

Me gusta mucho! Hace bien leerlo.
En ambos sentidos crecen esas palabras.
Parafraseando podría pensar en que se trata de la puerta que hoy si me ayudará a salir, por lo cual te agradezco como así también el comentario de la rana verde.
Ni una sola rodilla, pero inmensa y elevada.
Un placer pasar por aquí y leerla.

Beso,

D.