viernes, octubre 17, 2008





el felino de la tierra lejana sabe de mares y letras dormidas.



se acuesta en la niebla del bosque,



absorbe la sed de la hormiga,




destruye certezas y protege al

indefenso

defensor

de nidos.



mientras,

al costado,


el mismo siempre desdeñoso río,


camina.

4 comentarios:

Dragon de Azucar dijo...

El río nunca se percata de nada que no suceda en sus aguas, deja de lado el resto de la tierra, el resto de los seres, el resto de las vivencias...

Saludos

meridiana dijo...

Me encantó tu poema.
"Bello río el que pasa y en cada mínimo surco deja su huella"

Saludos
Vanesa Aldunate

abrazosdecolores dijo...

genial !

Tatiana Mazú dijo...

vi tus prendedores en flickr.
una preciosidad!

(creo que mi productora te mandò un mail)
besito.