lunes, septiembre 21, 2009

21, lunes 21 de septiembre.

cielo abierto, nada menos. camino torcido termina en puerta cerrada de luces esquivas. ni tu mirada. lupa en la mesa que nunca fué antigua, sobre su risa escondida. y tu abrazo aquél. la caída sin ruido. las lágrimas que no nacieron mías y no las supe sostener. silencio entre los besos durmiéndose. jazmín, olor a destino; el patio de mi abuela vive en el imposible olvido, ya sin macetas, sólo tierra y latidos , árbol solitario que nadie espía. la continuidad pese a todo, aún toca mi vida que se marchita en primavera. y siete pisos, abajo el río. lejos se ha muerto mi casa, cerca vive la que no me resguarda, ni me salva.

5 comentarios:

Señor Posmópolis dijo...

cielo abierto: olor a destino.

Anónimo dijo...

el pensamiento renace en el Octavo.(anoniamigo)

Dragon de Azucar dijo...

La primavera es una mentira, duele darse cuenta, pero así es.

Saludos

Anartista dijo...

el cielo se abre cada día que se cierra otra herida. y otra herida se abre cada dia que se cierra el cielo. el camino cuesta vida. gracias al anónimo y a los nombrados.

Pez dijo...

Describís sensaciones absolutas.
Olor a sensacion.