domingo, agosto 03, 2008

... desde la orilla se levantaron nuestros brazos sin ninguna espera por buscar. llevabamos años nadando ríos de cansancios y silencios. fuí corriendo por detrás. me callé un secreto que descubriste con un sólo mirar. dormí en tu cuesta arriba, salpicando a tientas tu luna tibia. luego te dije : soy el árbol que sólo vió el hombre de los mil siglos, vos te reías y respirabas con los poros un poco más abiertos. esa forma tuya de reir hablaba de islas y huesos sin enterrar. yo una vez más comprendí y cerré los ojos por no llorar. no soporto a veces este pecho mío tan hondo. y vos que estás en la misma orilla pero del lado de allá, comprenderás que esta vez no quiero despertar.

4 comentarios:

Dragon de Azucar dijo...

'Me callé un secreto que descubriste con un sólo mirar'

Tus textos son geniales, las fotos son geniales, tu blog es algo genial.

Gracias por dejarme leerte

Saludos

Pol dijo...

What a style, Doña!

meridiana dijo...

Que bello!!
me hiciste recordar las veces que deseo no sentir tanto todo.
Mi lágrima en tu espacio
Un saludo

Vanesa Aldunate

Julieta dijo...

hermosa fusion de poesía & imagen. Gran talento!
¡Que te llueva suerte!