martes, septiembre 04, 2007

http://www.flickr.com/photos/a-prendete

Está

en

tus

manos

22 comentarios:

Noa dijo...

Me agradan mucho las lineas de la madera dejando pasar tímidamente la luz.

Dulce Magnolia dijo...

que lindo sentirlos
tan cerca...



ya van a venir hacia mi

Brusalinas dijo...

las manos al corazon ,tocando
sin sentir casi, construyen de liquido rojo y cables una vereda
de latidos al sol en venta...


pasadas las ruinas de la gloria
me estoy ,
asi
estoy.

grrrrr
acias


apreto los dientes
porque dejè de fumar
y fuè
el mismo dia
que me escuchè retumbarme
un grito intrapulmonar
que a nadie



creo que voy a empezar
sin preguntar
a correr al mundo plano

vos?

descaloXica dijo...

lo bueno es que está

Maciejewski dijo...

algo se cayó fácil de una mano, una vez.

desorden dijo...

Me gustan mucho tus fotos.
Saludos

fmop dijo...

Es como tener el corazón en un puño.

Eloi BLQ dijo...

las manos son el principio de todo, con ellas creamos todo lo bueno que hay en este mundo y damos todo el amor en forma de caricias y gestos... que lástima que últimamente hay gente que utiliza las manos para causar el final de todo, creando destrucción

Pamela Bram dijo...

.


puedo tener uno de esos?







.

Pol dijo...

Tienes un coso en mi blog.

patodepiedra dijo...

a ese corazón se le salen cosas de colores
buen dia

Edgar Morel dijo...

Jajajajaja ojos salidos del polvo?? y eso a qué se debe?

24 de Enero dijo...

En las mias?


:)
Saludos.

LA CARICATURA EXISTENCIALISTA dijo...

Saludos a Anartista

de una Caricatura Existencialista!

sergio dijo...

en este rubro sus manos

también

hacen poesia

Vanys dijo...

Lindo blog...te espero en el mio.
Bs.

Duna dijo...

bonito broche :-)
saludos

María S. dijo...

Me encantan las fotografías que pones.

pink-i- dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
elmarblanco dijo...

anuque son tan inquietos..

pensador ausente dijo...

.












y hay que cuidarlo, procurarlo.
y posmópolis, santísima posmópolis.

pensador ausente dijo...

.












todo está en tus manos, incluso las ganas de terminar el mundo y de sus migajas, de sus restos, formarle una nueva cintura que quiebre, que sea frágil, que sepa volar y que se sostenga.